Tl: 944 645 657

Mov: 639 266 554

Ibaigane, 15, planta 5, dpto 3 EDIFICIO METRO Ver mapa

c/ Colón de Larreategui 26 Ver mapa

ene 27

Cómo puede ayudar la psicologia a las personas con enfermedad crónica y a sus familias.

Cómo puede ayudar la psicologia a las personas con enfermedad crónica y a sus familias.
CÓMO PUEDE AYUDAR LA PSICOLOGÍA A LAS PERSONAS CON UNA ENFERMEDAD CRÓNICA Y A SUS FAMILIAS
A lo largo de la vida las personas tenemos que ir enfrentándonos a multitud de retos a los que no podemos ponerles solución inmediata y tenemos que aprender a vivir con ellos.
Este es el caso de la aparición de enfermedades crónicas en el tiempo, como pueden ser enfermedades de tipo neurodegenerativas y físicas (Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), Esclerosis Múltiple, Diabetes, Cáncer, Fibromialgia…).
Todas ellas comparten una clara repercusión psicológica debido a la interferencia que provocan en la vida de la persona enferma y de sus familiares. Presentan un pronóstico delicado debido a la aparición de multitud de síntomas físicos. Los cuales, en cada persona cursan de una forma distinta.
Esto, conlleva una sensación de incertidumbre constante tanto para la propia persona afectada como para su red de apoyo (familia, amistades…) y debido a ello es muy común la aparición de posibles trastornos psicológicos, emocionales y/o adaptativos (síntomas depresivos y  ansiosos…) tanto en la persona afectada como en las familias.
Cuando aparece la enfermedad, vamos pasando por diferentes fases de adaptación al cambio, como son:
1) La primera fase es la que llamamos “FASE DE ALARMA” (ocurren sentimientos de  CAOS, MIEDO Y ANGUSTIA).
Se da con el comienzo de la enfermedad. La persona y su familia no entienden que está ocurriendo, se sienten DESORIENTADOS, SORPRENDIDOS  Y ASUSTADOS. Se buscan explicaciones, causas inmediatas, los motivos y el porqué de la enfermedad.
En esta fase es habitual la negación de la enfermedad.
2) La segunda fase es la de “RESISTENCIA”, va pasando el tiempo, la enfermedad sigue ahí y cada vez de una manera más intensa. Aparecen nuevos síntomas y aparecen emociones como; frustración e impotencia, buscamos diferentes soluciones y recursos que en ocasiones no son eficaces…
3) La última fase es el “AGOTAMIENTO”. Tras intentar solucionar la situación y no poder hacerlo nos agotamos. Aquí es cuando sentimos desanimo y tristeza. Digamos que cuando te diagnostican una enfermedad crónica o se la diagnostican a un familiar se viven sentimientos de duelo. Y de aquí surgen emociones como la tristeza que se suele desencadenar por el sentimiento de pérdida de ciertos sueños y esperanzas.
Son multitud los estudios que avalan la importancia de realizar un tratamiento psicológico ante la aparición de una enfermedad crónica. Un estudio realizado por el Instituto Nacional para la Salud y Excelencia Clínica (NICE) del Reino Unido en febrero de 2012 justifica la necesidad de abordar los problemas de salud mental de las personas que sufren enfermedades crónicas por varias razones: “dado que los problemas de salud mental interactúan con los síntomas físicos del paciente; y porque la desatención del sufrimiento psicológico complica la sintomatología física y aumenta el número de visitas al médico. “
Es fundamental ofrecer apoyo, acompañamiento y asesoramiento, con el objetivo principal de mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y su entorno.
Para ello, el tratamiento psicológico individual y grupal se caracteriza por:
EXPLICAR. Ofrecer psicoeducación acerca la sintomatología derivada.
ORIENTAR. En una adecuada toma de decisiones.
AUMENTAR EL BIENESTAR para mejorar el proceso adaptativo (reducir conductas desadaptativas y disminuir síntomas ansiosos y depresivos…).
Es importante que la intervención psicológica, en su vertiente individual y grupal, esté basada en evidencia empírica y que utilice técnicas que demuestren eficacia a la hora de aumentar el bienestar de las personas.
“Cada persona tiene una manera característica de afrontar las situaciones. Se trata de conocerla para fomentar nuestras actitudes favorables e intentar cambiar las que no lo son.”
Cristina Núñez Pérez, Col. Bi03656.
Psicóloga General Sanitaria.
Máster en Psicología Clínica y de la Salud.
“Todo puede serle arrebatado a un hombre, menos la última de las libertades humanas: el elegir su actitud en una serie dada de circunstancias, de elegir su propio camino. No podemos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.”
(Viktor Frankl)