Tl: 944 645 657

Mov: 639 266 554

Ibaigane, 15, planta 5, dpto 3 EDIFICIO METRO Ver mapa

c/ Colón de Larreategui 26 Ver mapa

sep 15

El derecho a la sexualidad en la discapacidad intelectual

El derecho a la sexualidad en la discapacidad intelectual

EL DERECHO A LA SEXUALIDAD EN LA DISCAPACIDAD INTELECTUAL

Quizá el punto de partida para abordar el Derecho a la sexualidad de los jóvenes y personas con discapacidad intelectual sería no limitar la sexualidad del ser humano al acto coital o a la reproducción. La sexualidad va más mucho mas allá de la dimensión coital / reproductiva, la sexualidad está relacionada con lo erótico, lo afectivo y lo personal. La sexualidad es inherente al ser humano, el objetivo de la misma es el vinculo afectivo. El ser humano tiene necesidad de AMAR, PENSAR y TOCAR ( SENTIR ) postula Erick Fromm en su obra “ El ARTE DE AMAR “. Tocar, sentir, acariciar, besar, conocer, compartir, respetar son objetivos de una buena sexualidad que enriquecen el crecimiento y desarrollo de la persona.

Desde esta perspectiva, la sexualidad constituye un derecho de toda persona y por tanto también de las personas con discapacidad ,del que no debemos privarles sino educarles, guiarles y ofrecerles los recursos necesarios para garantizarles una sexualidad libre y sana.

Estos derechos sexuales fueron recogidos en 1971 en La Declaración de los Derechos de las Personas con Retraso Mental . A partir de entonces, para garantizarlos , comenzaron a elaborarse algunos programas de Educación Sexual .

Léase :

Educación sexual de Niños, Niñas y Jóvenes con Discapacidad Intelectual.

http://www.mineduc.cl/usuarios/mineduc/doc/200810081657070.EducacionSexual.pdf

Afectividad y sexualidad en personas con discapcidad intelectual. Una propuesta de trabajo.

http://www.google.es/url?q=http://www.feaps.org/archivo/centro-documental/doc_download/234-afectividad-y-sexualidad-en-personas-con-discapacidad-intelectual.html&sa=U&ei=cwAWVOPQEJOe7AaDjoDYAw&ved=0CBsQFjAA&usg=AFQjCNEfkt1yhMHndL310Nqt0tvxBiXcDQ

Al abordar la sexualidad de estos niños y jóvenes con discapacidad intelectual surgen dos planteamientos:

1.El miedo de los padres a que otras personas abusen de ellos. Este miedo, lícito por otra parte, desarrolla conductas paternales de sobreprotección y de evitación, convirtiéndose la sexualidad en un tema tabú .

2.La preocupación paternal por la falta de control del impulso sexual de estos niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual.

Por ello estos programas tienen un doble cometido, la formación de los padres y la educación de los niños, jóvenes y adultos discapacitados.

Es necesario que los padres puedan trabajar con sus hijos, para ello, la familia debe aceptar que existe una sexualidad en estos y hacerse responsables siendo los referentes como modelos estables y definidos , atendiendo a sus necesidades, dudas, curiosidades y situaciones específicas.

Entender que la sexualidad como vinculo afectivo en sus tres dimensiones, erótica, afectiva y personal, aporta a estas jóvenes y adultos, como a cualquiera de nosotros, bienestar emocional, relación interpersonal, seguridad y autoestima, por tanto, contribuye a mejorar la calidad de vida.

Los objetivos de educación sexual generales deberían centrarse en :

1- Necesidades interpersonales
2- Criterios de salud e higiene sexual
3- Respeto de los derechos de los demás.

Y siempre atendiendo al grado de limitación cognitiva de la persona ( Ligero, moderado, profundo), para adaptar los contenidos, el lenguaje y los apoyos al nivel de discapacidad, sin perder de vista las peculiaridades personales y sociales de cada sujeto.

1- Necesidades interpersonales

Ofrecerle espacios de relación con sus iguales fuera del ámbito familiar, que le permitan desarrollar habilidades interpersonales necesarias para iniciar, establecer y mantener relaciones de amistad y/o de pareja perdurables en el tiempo.

Desarrollar una adecuada autoestima, que pueda asegurarle una actitud y sentimientos de aceptación de su persona y vivenciar el placer de su propia sexualidad como algo legítimo , sentir el afecto de la otra persona ; respetar y dar afecto a la otra persona.

Aceptar sus necesidades de contacto, intimidad afectiva y sexual, acariciar, besar, abrazar compartiendo con el otro , sabiendo que el respeto y la evitación del dolor deben de ser los valores fundamentales de esa relación.

2-Criterios de Salud e higiene personal.

Aprender prácticas higiénicas, saludables, seguras y placenteras en torno a la conducta sexual.

Aprender a pedir, sin miedo, la ayuda necesaria en situaciones específicas en las que no se esté seguro.

3-Respeto de los derechos propios y de los demás.

Aprender a decir NO.

Adquirir una ética en la que se respete la igualdad entre sexos y la voluntad de los otros.

En definitiva , dotarles con los recursos personales y materiales para poder tener la libertad de decidir sobre los aspectos de su vida, sintiéndose apoyados e informados siempre que lo requieran.
FORMEMOS PERSONAS.