Tl: 944 645 657

Mov: 639 266 554

Ibaigane, 15, planta 5, dpto 3 EDIFICIO METRO Ver mapa

c/ Colón de Larreategui 26 Ver mapa

ene 19

Logopedia y Afasia

http://www.elenaaurrecoechea.com/wp-content/uploads/2016/01/Afasia1.jpghttp://www.elenaaurrecoechea.com/wp-content/uploads/2016/01/Afasia1.jpgLogopedia y Afasia

 

Logopedia y Afasia

 Por Elena Aurrecoechea Mariscal. Psicopedagoga y logopeda .

 

Se conoce como  afasia la alteración en mayor o menor grado de la capacidad comunicativa de la persona  debido a  lesiones en las áreas cerebrales encargadas del  lenguaje por :

  • Accidente cerebrovascular  , Ictus.
  • Lesión cerebral  postraumática.
  •  Tumores en el lóbulo temporal.
  • Demencia o  deterioro progresivo  de las funciones cognitivas por envejecimiento.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Enfermedad Pick.

Estas alteraciones en la comunicación pueden ser:

  • Alteraciones del lenguaje oral ; dificultades o pérdida de la  expresión, de la  comprensión o  ambas.
  • Alteraciones del habla ; pérdida de destrezas en la boca, la lengua, la cara  necesarias para la articulación del lenguaje hablado.
  • Alteraciones del lenguaje escrito;  deterioro o pérdida de la escritura, la lectura o ambas.
  • Alteraciones del lenguaje matemático, cálculo, manejo de símbolos y conceptos matemáticos.

 

  • Por ello, la rehabilitación de estos aspectos ha de ser realizada por el  Logopeda, ya que es el profesional , que por su formación ha adquirido  conocimientos  científicos , biológicos, neurológicos, pedagógicos, psicológicos y lingüísticos  con evidencia empírica y está facultado para diagnosticar, abordar e investigar las patologías referentes a la comunicación, las áreas de la audición,  la cognición,  el lenguaje oral , el lenguaje escrito, el habla y  los trastornos de las  funciones orales no verbales como la succión, la masticación y la deglución.

 

La intervención logopédica

  • La intervención logopédica debe iniciarse lo antes posible para aprovechar la parte  de recuperación espontánea  que suele aparecer  tras el accidente cardiovascular o traumatismo cerebral.

 

  • En los comienzos de la intervención , las sesiones deben ser cortas( no menos de media hora ) y con una frecuencia alta ( de 2 a 3 sesiones semanales ) .  No debemos obviar que  los primeros 6 meses son fundamentales, ya que es el periodo en el que puede darse un avance sustancial. Se suelen recomendar cómo mínimo 1 0 2 años de terapia  del lenguaje, que el logopeda pondrá fin en el caso de que no haya más avances significativos.

 

 

  • El paciente afásico requiere la asistencia de un equipo de profesionales ( Neurólogo, psicólogo, logopeda, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, asitente social… ) que se coordinen para lograr una rehabilitación integral, atendiendo a los aspectos cognitivos, de comunicación, actividades de la vida diaria y motores que estén afectados  y en muchos casos una orientación laboral o reorganización de su vida. Debemos tener como objetivo buscar la mejor calidad de vida posible y su máxima participación en la vida social y cotidiana.

 

  • Los familiares han de ser informados sobre la afasia y la variabilidad en la sintomatología y pronósticos.   No hay reglas generales,  cada paciente afásico es único, por lo que cada programa de intervención y rehabilitación ha de ser individualizado.

 

 

  • El objetivo de la intervención logopédica no es  enseñar lenguaje al paciente, sino desbloquear  ese lenguaje, potenciar y facilitar la comunicación espontánea, por lo que la actitud  de escucha se hace necesaria.

 

  • Los objetivos de intervención dependerán del tipo de Afasia y de la sintomatología, por lo que se hace necesaria una valoración neuropsicológica para elaborar un programa adaptado al paciente.

 

 

  • El logopeda ha de mantener contacto continuo con los familiares sobre todo en los comienzos de la rehabilitación para trabajar con ellos las formas de comunicación, informar sobre aspectos organizativos, adquirir información relevante sobre gustos, intereses y actividades de la vida diaria del paciente, para trabajar  en torno a los intereses del paciente.

 

  • Las técnicas empleadas han  de ser valoradas continuamente, con el fin de modificarlas en función de los resultados.

 

 

  • La rehabilitación del paciente con afasia es lenta y costosa y exige la continua colaboración de todas las partes implicadas.

 

  •  Debemos evitar la sensación de fracaso, reforzando los logros,  o buscando el éxito  aún teniendo que rebajar la exigencia.
  • La persona con afasia se enfrenta a la necesidad de hablar y comunicarse por lo que a veces hay que trabajar la aceptación de su dificultad, siendo necesaria la intervención psicológica cuando aparecen actitudes depresivas o de negación.

 

 

 

images